3 maneras de normalizar la prevención del abuso sexual infantil

¡Las bubbies de Rosa son privadas y nadie las puede tocar! ¿ok?

Jamás podré olvidar aquella escena… Yo era la niñera de aquel pequeño, había estado enseñándoles educación sexual y explicándoles que no podía tocar mis senos, que su mamá le daba teta pero yo no. Fue algo que debí repetirle todos los días, sobre todo cuando nos sentábamos juntos en la mecedora a leer cuentos antes de dormir. Entonces, un día, en una reunión informal de la familia, de la nada les dijo a todos: “¡Las bubbies de Rosa son privadas y nadie las puede tocar! Ok?”. Hubo un silencio incómodo y luego risas sin parar. Fue un momento muy cómico para todos y la verdad nadie de la familia sabía qué más decir. Rápidamente tomé la palabra y afirmé lo que el niño estaba diciendo, también expliqué al resto de la familia que eso le estaba enseñando al niño. Todos se relajaron y me ayudaron a reafirmar la educación sexual.

La prevención del abuso sexual infantil va más allá de que los niños lean un cuento, vean un vídeo o reciban un taller de prevención, sin duda estas son estrategias que funcionan y que agregan diferentes matices al aprendizaje, pero, la verdadera prevención viene de lo que los niños reciben cada día de su entorno familiar cercano.

Como activista de esta causa trabajo para que cada vez lo que sea normal sea la prevención y no abuso sexual infantil, existen diferentes formas de normalizar la prevención y quiero mencionarte algunas que puedes usar en tu familia para protegerla.

  • Incluye la prevención del abuso sexual infantil (A.S.I) en tu familia, esto no es trabajo de la escuela ni de una organización, hablar de prevención de abuso sexual infantil es hablar de educación sexual y la educación en este tema es igual que en cualquier otro tema, lo enseñas una y otra vez, como el abecedario o cepillarse los dientes, no es todo el día el mismo tema, pero es constante e intencional hasta que se vuelve natural. Puedes llamar a las partes privadas por su nombre desde sus primeros años de vida, puedes tomar unos minutos a la hora del baño para hablar de lo privado, puedes corregir sin golpear su cuerpo, puedes tocar la puerta de su cuarto antes de entrar, puedes cerrar la puerta del baño cuando lo estás usando, puedes eliminar los juegos en tu familia en los cuales los niños se miden por fuerza frente a un adulto y se rinden, puedes hablar de las partes privadas mientras se preparan para ir a la piscina. Todas estas cosas consiguen un espacio en las rutinas diarias de una familia y se van convirtiendo en algo natural que lleva un mensaje claro al corazón y mente de los niños, soy amado, soy valioso y mi cuerpo me pertenece. 
  • Responde con naturalidad y con verdad a las preguntas curiosas sobre sexualidad de tus niños. Ellos están buscando en ti su fuente de confianza para validar la información que otros les han dado. Esto suena más simple de lo que realmente es, pero si te preparas de antemano será una conversación menos difícil. Por ejemplo alguna vez los niños preguntarán sobre el origen de los bebés, entonces busca información, tomando en cuenta que debes decir la verdad por pasos, esto depende de la edad de tu niño, así podrás tener una reacción natural y veraz. Decir que los niños vienen de un arcoiris te sacará del apuro inmediato, pero te dejará fuera de las siguientes preguntas de tu niños, una forma sencilla sería devolver la pregunta: ¿De dónde crees tú que vienen los bebés? ¿A qué se debe tu pregunta?. Esto como una forma de saber el origen de su curiosidad, luego según su edad responde corto y con la verdad, puedes iniciar con algo como: “los bebés vienen de la barriga de su mamá”; si tu niño quiere saber cómo llegó el bebé a la barriga es posible que una sencilla explicación le baste, solemos decir que “surge de algunos besos y caricias entre un hombre y una mujer, estas caricias hacen que los bebés crezcan en la barriga de las mujeres”. Lo importante es que, en tus respuestas no tengan información que los niños no necesitan, necesitan verdad de acuerdo a sus edades, y que la conversación termine cuando tu niño pierda interés en el tema, te darás cuenta que él o ella regresa a jugar o pintar, o a cualquier otra actividad.
  • Ten una sana relación con el tema de la sexualidad. El abuso sexual infantil, las experiencias sexuales negativas y el consumo de pronografía, son las principales causas de tener una perspectiva equivocada de la  sexualidad. Lo más grande que un adulto puede hacer por sus niños es sanar, cuando sanas de tus heridas pasadas sale sanidad, de lo contrario solo estamos infundido miedos, mentiras, adicciones, dolor y confusión. El número de víctimas que ha dejado el ASI es incontable, hoy muchos adultos están batallando con consecuencias de heridas pasadas y esto hace mucho más cuesta arriba hablar sobre este tema en casa, puesto que, toca áreas no resueltas y muchas veces hace que los adultos revivan el pasado. Por ello, te animamos a comenzar, a avanzar o continuar en tus procesos terapéuticos, siempre estamos a tiempo, siempre vale la pena, siempre le viene bien al alma. Si tú puedes tener una sana relación con el tema de los sexual tus niños también lo harán.

Normalizar la prevención del abuso sexual infantil comienza por ti, luego por tu familia y finalmente en tu grupo cercano. Esperamos que esta información te de una guía para comenzar a proteger tu familia desde hoy. Si necesitas más información no dudes en revisar nuestros otros artículos o escribir a fundacionsoyunguardian@gmail.com 

Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Leave a comment