Como un duelo profundo

Cuando tenía 7 años de edad sufrí abuso sexual infantil por parte de un miembro de mi familia muy cercano. Puedo decir que desde que eso me ocurrió no hubo un momento de mi vida que no lo recordara. La tristeza me acompañó desde entonces, esa vivencia me hizo sentir insegura y sola aunque siempre estuve rodeada de mis hermanos, padres, y amigos; rodeada de tantos aún vivía bajo una sensación de soledad y tristeza que nunca me abandonada.

En muchas ocasiones me sentí deprimida sin saber por qué, no me sentía importante ni tomada en cuenta por nadie. Me sentía culpable de aquel abuso y eso me hacía sentir avergonzada; me esforzaba pensando en todas las razones que podía tener para estar feliz, pero la tristeza era como involuntaria, siempre estaba como en un duelo profundo y eterno.

Me sentía poco valorada y aceptada aunque las personas me manifestaran lo contrario, yo sentía rencor y dolor, las imágenes venían con frecuencia a mi mente, era muy duro vivir así. 

Tuve la oportunidad de iniciar mi proceso de sanidad y la acepté, cuando empecé en Sanidad también comenzó un proceso lleno de altibajos, tenía mucha vergüenza y miedo de enfrentar por primera vez esos eventos que tanto daño me hicieron, sentí ganas de tirar la toalla y dejarlo todo a medias, en verdad no es fácil enfrentar ese monstruo para comenzar de nuevo. Aún con temores decidí seguir adelante y ha sido la decisión más importante de mi vida.

Continué con mi proceso y aunque fue duro, hoy puedo decir que valió todo el esfuerzo, pues al culminar todo cambió dentro de mí, ha sido maravilloso poder redescubrir mi vida, amarme, aceptarme y sobre todo haber entregado la vergüenza a quien realmente le corresponde. El haber podido perdonar y dejar atrás el peso de una culpa que no me correspondía me hizo ver ahora el futuro y los días llenos de esperanza, he podido experimentar la felicidad verdadera, disfruto más de los días, valoro más mi vida y estoy segura de que lo mejor está por venir.

DIOS me ha bendecido infinitamente, y aunque sé que falta mucho por trabajar estoy segura de poder construir mis sueños ligera de ese pesado equipaje, sin ese profundo luto porque ya no existe. Mil gracias a @soyunguardian por todo su apoyo, por ser de bendiciones para mi vida a través del grupo  Sanidad. Gracias por esas llamadas y esas semanas que cambiaron mi vida.

 

 

                                                                                                                  Valiente Alegría

Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp
Share on pinterest
Compartir en Pinterest
Duelo profundo
Historias

Como un duelo profundo

Cuando tenía 7 años de edad sufrí abuso sexual infantil por parte de un miembro de mi familia muy cercano. Puedo decir que desde que

Read More »
Historias

Hasta que un día…

Ludys transformó su historia de dolor en esperanza. Hoy es una activista a favor de los niños y las sobrevivientes.

Read More »
Historias

De una sobreviviente a otra (2)

Hay una vida hermosa que te espera más allá del miedo a hablar, te aseguro que vale la pena intentarlo. Estoy segura que puedes hacerlo, nunca es tarde para hablar.

Read More »

Leave a comment

error: Content is protected !!

Nuestro regalo para ti

Ser Valiente no es Cuestión de Fuerza

Suscribete para obtener Totalmente Gratis nuestro Cuento.