Hasta que un día…

Estuve aproximadamente 19 años haciéndome una pregunta: “¿Qué me paso?” Esa pregunta giraba y giraba en mi cabeza cuando miraba mi vida y no se parecían en nada a lo que alguna vez había soñado. L.G

Entre los años 2012 y 2013, empecé a escuchar acerca del tema “abuso sexual infantil”, al principio me pareció un poco escandaloso, hasta que un día, en una actividad de testimonios llamada “Rompe el silencio” escuché a personas hablar de sus experiencias al haber vivido abuso sexual y cómo habían logrado sanar.

A partir de allí, empezaron a venir imágenes a mi cabeza de varios episodios de abuso sexual donde yo era la víctima, no sabía qué decir ni qué hacer, estaba en shock, no podía creer que a mí me hubiera pasado, y peor aún, que lo hubiera olvidado.  No fue fácil buscar ayuda, pero me llene de valor y decidí  ROMPER EL SILENCIO.

Mi esposo fue la primera persona a quien se lo conté, luego busqué la ayuda de una gran mujer, Rosalba Nelson una de las fundadoras de la fundación Soy Un Guardián, a quien agradezco profundamente su ayuda, amor y dedicación; quien junto a un gran equipo de de personas muy valiosas  me ayudaron a conocer, comprender y sanar el dolor y las heridas que deja el abuso sexual, fue hasta el año 2015 cuando inicié un proceso de sanidad interior.

¡¡¡Por fin tenía respuesta a la gran pregunta!!!

Entendí que estaba viviendo las consecuencias del abuso sexual del que había sido víctima cuando tenía 9 años.

Entendí y acepté que no podía cambiar el pasado pero si podía mejorar mi presente y cambiar mi futuro.

Entendí que no debía seguir llevando culpas que no eran mías sobre mis hombros.

Entendí que podía sonreír sin temor.

Entendí que ese era mi momento de soltar la amargura.

Entendí que la ira bien canalizada me podía ayudar incluso a hacer cosas grandiosas para ayudar a muchas persona.

Por fin me acepté tal y como soy…

Ludys

Agradecida estoy con Dios, quien me dio la oportunidad de conocer a personas como Rosalba, Rouse, Laura y muchos más, quienes han sido clave en mi historia. 

Soy Ludys González, y soy sobreviviente de abuso sexual.

Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp
Share on pinterest
Compartir en Pinterest
Intervención

3 preguntas recurrentes que surgen al conocer que tu hijo/a ha sufrido abuso sexual.

Como padre, madre o figuras de contención tienen la total posibilidad de otorgarle al niño o adolescente una vida plena aún después de un abuso sexual. Sin verles a través de la victimización, sino a través de la fortaleza que puedes brindarle. Lo normal es que los chicos tengan en quién refugiarse en las dificultades. ¡Conviértete en ese refugio!

Read More »

Leave a comment

error: Content is protected !!

Nuestro regalo para ti

Ser Valiente no es Cuestión de Fuerza

Suscribete para obtener Totalmente Gratis nuestro Cuento.