3 quiebres importantes en la relación papá-mamá después de un abuso sexual en hijos.

Si ambos padres están involucrados en la intervención para la recuperación (bien sea como pareja actual o exparejas), es importante que conozcan que las reacciones de cada uno serán distintas, estas pueden generar conflictos entre ustedes y es importante que a medida que se avance en el proceso, puedan compartir esas incomodidades, todo para generar el mejor ambiente de seguridad, protección y asistencia a tu hijo/a.

Mayormente, una madre o un padre presentes y responsables (en amor, y cuidados) reaccionan así: mamá está sumergida en tristeza, vergüenza y culpa, con una alta demanda de proteger y accionar. Papá también está sumergido en las mismas emociones; ambos sienten que han fracasado en su rol; mamá llora y exige justicia, papá está enojado y quiere hacer su propia justicia de alguna manera. Mamá quiere hablar del tema, sacar todas sus dudas, mientras papá guarda silencio y se muestra fuerte para la familia. Cada reacción es franca, cada uno las vive de forma diferente, a cada uno le importa, cada uno necesita expresarlo a su modo, debe existir un espacio para conversar como padres, escucharse es vital para otorgarle a su hijo/a una recuperación más firme.

 

Estén juntos o separados (mamá y papá) hay 3 quiebres importantes que se viven –mayormente- y afecta la dinámica familiar y sus relaciones. Estos tienen soluciones y estrategias para no llegar al quiebre y/o reparar esas fisuras. 

  • 1. Confianza. Se debaten en privado o abiertamente quién es el culpable en su rol de protección, educación o cuidados. Lo que lleva a este pilar a convertirse en desconfianza, señalamientos o autorreproches y autocríticas hirientes (culpas). Esto puede incrementarse mucho más en:

    Parejas separadas (pero quienes permanecen juntos no están exentos de vivirlo).

    Mayor señalamiento si el agresor es un familiar directo de mamá o de papá.

    Si alguno de los dos no quiere denunciar al agresor.

    – La respuesta a este pilar en quiebra es: la culpa siempre es del agresor. Ya no importa si hubo o no educación basada en prevención de abuso sexual, ya no importa quién lo dejó al cuidado de esa persona, ya no importa quién crees que debió o no educar en este tema. Lo cierto es que hoy tienen la oportunidad de brindarle al hijo/a un ambiente seguro y basado en contención emocional para acompañarle en su recuperación.

  • 2. Responsabilidad. Dejarle la carga al otro o asumir el rol como el único capaz de dar contención emocional. Creer que solo uno de ellos está a cargo de ser la figura de contención para el hijo. Esto lleva al agotamiento emocional y físico, abriendo una brecha entre cada figura de contención.

    La respuesta a este pilar en quiebra es: Ambos son responsables y necesarios en el trabajo de recuperación. Si alguno no quiere involucrarse, lo único que hace es atrasar el proceso del hijo/a y de iniciar o profundizar un ruptura en la relación con su hijo/a.

  • 3. Cercanía entre sí. El dolor, la culpa y la vergüenza ahondan de manera silenciosa o escandalosa un gran abismo que inicia entre papá y mamá para luego extenderse a todos los miembros de esa familia principal. Esto también se vive porque están presentes los anteriores. Lo que se convierte es aislamiento, huida, separaciones, y hasta abandono hacia los hijos. En ocasiones pueden llegar a estar viviendo una disociación.

    – La respuesta a este pilar en quiebra es: cada uno, juntos o separados necesitan reconocer y expresar sus emociones asociadas a la vivencia, es importante que puedan decirse cuánto lamentan la situación, no es vital entablar profundas conversaciones, lo vital es ponerse de acuerdo en el rol de cada uno, tener acompañamiento psicológico que les brinde estrategias para el abordaje.

Es sumamente importante que tanto papá como mamá asuman el compromiso de ser parte del plan de intervención, ambos son importantes en la contención emocional junto a las estrategias que se establezcan; además de esto, es importante recibir acompañamiento como padres de manera individual y/o en pareja para gestionar sus propias emociones.

 

Papá, mamá están en el mismo equipo. Necesitas liberarte de pensamientos egoístas, de competencias, de aislamientos, de patrones familiares/sociales para ser lo que tu hijo/a necesita que seas en este momento.

 

Como mencioné al inicio, este artículo es para padres y madres que están cerca de su hijo/a, pero si como papá o mamá, eres la única figura de protección/contención para tu hijo/a, mantén tu rol, tienes la posibilidad de brindarle todo el apoyo y sanar, busca apoyo para ti también en tu entorno con personas confiables.

Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp
Share on pinterest
Compartir en Pinterest
Intervención

3 preguntas recurrentes que surgen al conocer que tu hijo/a ha sufrido abuso sexual.

Como padre, madre o figuras de contención tienen la total posibilidad de otorgarle al niño o adolescente una vida plena aún después de un abuso sexual. Sin verles a través de la victimización, sino a través de la fortaleza que puedes brindarle. Lo normal es que los chicos tengan en quién refugiarse en las dificultades. ¡Conviértete en ese refugio!

Read More »

Leave a comment

error: Content is protected !!

Nuestro regalo para ti

Ser Valiente no es Cuestión de Fuerza

Suscribete para obtener Totalmente Gratis nuestro Cuento.